Buscar
  • Luz Armillas

¿Nos hablan los árboles?

Actualizado: 9 nov 2021

Cualquier forma de vida nos transmite información en forma de sensaciones, palabras, imágenes, conocimiento espontáneo, cambios en la energía que percibimos...


Pero para percibir toda esta sabiduría del reino vegetal, tenemos que hacernos conscientes de que esta parte de la vida no se suele entender desde lo que llamamos mente. Es necesario soltar creencias, dejar ir esa necesidad de control y confiar; pero sobre todo, conocerse, buscar el silencio para encontrarse con uno mismo y así distinguir qué viene del exterior y qué siento yo mismo como mío.


Yo creo que, tanto las teorías científicas como las espirituales (por llamarlas de alguna forma), van a confluir en un mismo punto. Aún estamos lejos, pero vamos hacia ese fin, casi sin pretenderlo. Si ambas partes pudieran unirse, ampliar sus perspectivas e ir más allá, sin separar "bandos", podríamos conectar con cada una de ellas.


Caminar por los bosques sin pensar en nada, sin tener expectativas, solo viviendo el presente; así es como uno conecta con otras formas de vida.

He sentido la sutil diferencia de sensaciones al visitar diferentes bosques. He sentido cómo me contaban o respondían a preguntas, igual que hago a diario comunicando con los animales. He acudido a un árbol determinado porque sentí que me llamaba, que me invitaba a sentarme y apoyar la espalda en su tronco. He percibido la vida fluyendo en él, fusionándose con la existencia que me recorre a mí; es la misma.


Toda forma de vida puede transmitirte información. El fin de despertar es tener muy claro que eres alma, pero no estás separado del resto de vida en el universo. A medida que vas conectando, más y más, no tienes dudas de que nuestro cuerpo físico es un cascarón pero lo que somos en realidad, es una parte del inmenso universo.


Los árboles son como estrellas en la tierra, algunos de ellos son tan antiguos que contienen universos enteros en sus ramas, en sus troncos, en sus raíces conectadas con otros árboles. Dicen las últimas teorías que los bosques se transmiten información, unos a otros, a kilómetros de distancia. Bajo el suelo que pisamos suceden tantas cosas que si nos paramos, cerramos los ojos y solo somos, nos uniremos a este fluir constante de luz y amor como fuerza creadora.


Ve al bosque, siéntate, respira, haz una ofrenda, escucha lo que te dicen. Si no escuchas, sigue trabajando en ti porque el bosque siempre habla a los que están preparados para escuchar.


Gracias por leer estas palabras y gracias por seguir conectando a la vida.


(Dedicado a Cris y Caro, que me regalaron una semana de absoluto encuentro con el bosque que habita en mí). Fotografía de Cristina Cuesta.