Buscar
  • Luz Armillas

Mi gato volvió para guiarme


Cuando alguien me pide que comunique con su animal que ya no está vivo, siempre contesto que por respeto al viaje de su alma, solamente conectaré con él para ver lo que me deje ver. Simplemente, permaneceré abierta a cualquier cosa, respetando su libertad.


En esta ocasión, conecté con S. Su responsable estaba teniendo experiencias que ella interpretaba como señales o mensajes de su animal, que había fallecido hacía varios años, pero no sabía si eran fruto de su imaginación, de su fantasía o realmente debía indagar más allá.


Entonces me encontró y me preguntó si sería posible contactar con S, que había dejado su vida aquí hacía ya unos años.

Conecté con él, esperando ver quizá una imagen o tener una sensación que me diera a entender que él ya estaba feliz y en paz en otro lado. Pero él comenzó a enviarme imágenes de sí mismo como flotando alrededor de su responsable, y me dijo claramente que debía ponerme en contacto con ella para decirle algunas cosas de su parte.


Así lo hice. Además de tener un gran sentido del humor, al estilo felino, nos dijo que él ya no era un gato pero que tenía que presentarse de esta forma para que sus mensajes llegaran a la que fue su responsable, de manera más cercana. Él ya es un ser de luz y ha elegido regresar de esta forma, durante un tiempo, porque su responsable necesita ser guiada en algunos aspectos. Sobre todo, va a darle fuerza a su corazón para resonar bien fuerte cuando ella necesite una señal de que va por bueno camino o ha elegido en coherencia con su alma.


Y es que la realidad supera a la ficción, y los que permanecemos abiertos a todo el abanico de posibilidades maravillosas que es la vida, no nos perdemos ni una de estas enriquecedoras experiencias.

No nos movemos solos por el mundo, nunca. Es imposible tener esa sensación de soledad cuando sabes y has visto a esos guías, maestros, ángeles, seres queridos... y recibes su bella luz.


Mucha felicidad para todos.