Historias reales

En esta sección, dedicada con total agradecimiento a las personas que confiaron en mí y a los seres que comunicaron y comunican conmigo, reúno fragmentos de comunicaciones. Sería imposible compartir toda la información recabada en mi experiencia pero quise mostrar algunos ejemplos enriquecedores para todos los humanos. Además, creo que es buena idea tener una muestra para aquellos que no sepan, en un principio, qué o cómo preguntar a su animal.

Cada experiencia es única y nunca dejamos de aprender. 
¡Gracias con todo mi ser, amigos!

(Todos los responsables han dado su autorización para publicar estos casos reales).

 

Comunicación con animales

 

Elena acudió a mí porque quería perguntar a Bongo por sus miedos. Él respondió: "Estoy bien, solo son sustos. No me gustan los ruidos fuertes. Yo solo necesito que ella se siente a mi lado y me acompañe, que me acepte tal como soy".

Elena y Bongo

Humphrey y Dalí conviven juntos con su responsable, Gloria. Ella me pidió que le preguntara qué motivo había para que Humphrey hiciera pis fuera de su cajón de arena, a lo que él respondió que se sentía incómodo porque olía al otro gato y a él le gustaría que oliera diferente. Pidió claramente que su humana pusiera flores frescas de lavanda en la arena.

Humphrey y Gloria

Vicky, la humana de Bru, me pidió una comunicación para preguntarle, entre otras cuestiones, si cuando llegaba a casa su mirada especial significaba algo. Bru me respondió con mucha solemnidad: "La observo para saber cómo está. Me alegra que vuelva. Tengo que cuidarla porque somos una familia".

Bru y Vicky

Nala es muy activa. Le encanta jugar, correr y estar presente en cada actividad del hogar, con la familia. Le pregunté por qué se ponía tan nerviosa cuando nos preparábamos para dar un paseo a lo que respondió: "es emocionante salir a pasear todos juntos, me encanta".
A veces interpretamos cómo se siente el animal pero una vez más se hace necesario preguntarle a él directamente para conocer su verdadero estado de ánimo

Nala

Su responsable acudió para saber por qué desde hacía unas semanas Kira se comportaba de una manera diferente con otros perros, incluso con su compañera canina recién  adoptada. Ella comentó que estaba muy molesta porque nadie le había consultado si le parecía bien incorporar un nuevo miembro a la familia.

Kira y Bea

Nepal es un ser alegre, entusiasta, feliz. Le encanta divertirse y divertir a los demás. Su responsable, Iván, quiso saber si le gusta la casa donde ambos conviven, a lo que ella respondió: "Si. Mi casa es donde está papi. Con él hay casa"

Nepal e Iván 

La responsable de Canelo solicitó una consulta porque en las últimas semanas, él emitía unos sonidos diferentes. Después de descartar que fuera un tema veterinario, hice una comunicación con él y pude ver una acumulación de ansiedad en el estómago. Después de la comunicación su responsable me confirmó que estaba pasando por muchos cambios a nivel personal y ella misma sentía cierta ansiedad.
Son muchos los casos en los que los animales perciben las emociones de sus humanos. Ellos son como esponjas y a veces son sus reacciones las que nos hacen caer en la cuenta de que necesitamos poner remedio en nosotros mismos.

Canelo y Edina 

Apoll es un animal cariñoso y juguetón. Es grande y ladra a los perros más pequeños cuando sale a pasear. Su responsable quería saber el motivo de este comportamiento. Él me explicó lo siguiente: "Quiero jugar pero les asusto. Los humanos no me dejan llegar hasta ellos para jugar. Los humanos caminan con cara de miedo cuando pasean a sus perros y yo solo quiero saludar".

Apoll y Leyre

Bimba es una gata equilibrada que agradece el respeto de su espacio. Ve a Jero, su responsable humana, como a un igual con quien se siente querida y comprendida. Ella ha dejado muy claro que eligió a su "madre gata grande" y ahora se siente en el hogar de ambas.
Qué importante es saber y sentir que ellos nos entienden, respetarlos, explicarles nuestros motivos y hacerlos parte de la familia

Bimba y Jero

Calimero es un gato muy especial. Falleció en casa, rodeado de amor y una sincera despedida. Sus responsables me contactaron porque ellas lo sienten cerca, como si siguiera ahí con ellas. Después de comunicar con él, nos explicó que había elegido quedarse un tiempo para enseñarles, como guía en el camino de ambas. 
No ocurre en todos los casos, debemos respetar la evolución de cada animal en su marcha

Calimero y Adaya

Nic es un gato que sabe lo que quiere, para qué ha venido a la vida, lo que le gusta y lo que no. Gina, su humana, me pidió que le hiciera varias preguntas para conocerlo mejor y para que fuera lo más feliz posible. Se preguntaba, en otras cosas, por qué Nic  nunca busca el contacto físico. Él contestó: "La gente me da chispas, electricidad. Es muy incómodo. Soy sensible. Para mí es muy desagradable y puede ser doloroso a veces. No puedo cambiarlo, soy así pero sé querer de lejos, no necesito tocar".

Nic y Gina

Betty es una ninfa muy divertida a la que le gusta observar posada en mi hombro. Un día, le pregunte acerca de su nombre ya que no sabía si le gustaba y ella, a modo de respuesta, me mostró la imagen de cuando yo le daba de comer papilla cuando casi no tenía plumas. 
No es la primera vez que me encuentro con un animal que te muestra el amor que siente a través de su nombre de esta forma tan tierna y clara.
Gracias, maravillosa Betty.

Betty y su familia

Los responsables de Odyss querían saber por qué últimamente él ladra más que de costumbre. Esta fue su respuesta: “Quiero hacerme entender pero no escucháis. Los humanos no oís, solo creéis a vuestra mente calculadora. Grito para que os deis cuenta del momento. Dejad de pensar. Atended el presente. Oigo vuestros ruidos mentales y me aturden. Pasead y solo pasead; comed y solo comed. ¡Ladrad conmigo! Es la vida”

Odyss y familia

Gaia y su humana, Myriam, tienen un vínculo sólido y muy especial. Gaia tiene ya trece años y entre otras dolencias, ha perdido visión. Su maravillosa humana me pidió una comunicación con ella para saber cómo se encuentra y qué pueden hacer los miembros de la familia para que ella se sienta lo mejor posible. Comparto un par de frases suyas que tienen mucho que enseñarnos: "A veces siento dolor en el cuerpo pero es que mi cuerpo es viejo. Sin vista huelo mejor el aire. Solo soy vieja pero mi corazón sigue latiendo por la vida. La vida es como un vuelo de mariposa".

Gaia y Myriam

Mimo convive con sus humanos, Agustín y Olga, y dos felinos más. Ellos tres se ven a si mismos como los gatitos de una camada en la que sus dos humanos son sus padres.
Él llegó a casa después de que Agustín, uno de los responsables, soñara con una gata con la pata izquierda delantera amputada. Al día siguiente, la pareja vio su foto en las redes sociales: un gato con la pata izquierda delantera amputada. 

Pregunté a Mimo sobre este hecho a lo que me respondió que había venido para ser cuidado por Agustín y a enseñarle a sacar ciertas cualidades de sí mismo. Me mostró la imagen de muchas estrellas brillantes saliendo del corazón de Agustín.

Mimo y Agustín

Momo es mi amado gato. Es cariñoso, muy tranquilo desde pequeño. Se suele colocar, por la noche mientras estamos en el sofá, encima de algún miembro de la familia. Desde que empecé a comunicar con los animales, he observado que Momo, cuando sabe que quiero preguntarle algo, me mira fijamente. Un día le pregunté qué es la vida y su respuesta fue la imagen de un planeta dentro de otro, que a su vez estaba dentro de otro, y así sucesivamente.

Los mensajes de Momo

Los responsables de Sambo lo ven últimamente más nervioso de lo normal. Intentan que se calme pero no sirve. De hecho, creen que no le están ayudando. En una comunicación, Sambo se expresó en referencia a estos últimos días y a su exceso de actividad: "La Tierra está gritando y yo la escucho. Es un trabajo que durará tiempo. No es tu trabajo; es mío, de todos, cada uno su camino"

Sambo y familia

Nuria, entre otras preguntas, quería saber por qué Confit, su gatita de cuatro años, maullaba tanto. Ella, transmitiendo una sensación muy alegre, dijo: "Me divierte imitaros. Disfruto muchísimo cuando os maúllo y me respondéis con vuestras voces".

Confit y Nuria

La gente que se adentra por primera vez en la Comunicación animal suele preguntarme de qué forma obtengo la información. En la conexión con Duna nos interesaba saber si está completamente sorda. (Hago hincapié aquí en que nunca hay que sustituir una visita al veterinario si ésta es necesaria). Duna me transmitió perfectamente que los sonidos llegan a ella distorsionados, como si estuviera bajo el agua o el sonido llegara a través de un túnel muy largo. Pude oír tal como ella los percibe.
Es maravilloso comprobar las múltiples formas en las que los animales nos hacen llegar la información.

Duna y Nuria

Aunque cada animal es especial y auténtico, reconozco que Pateco ha sido diferente: no siempre te encuentras con una gata tan sensible y contundente. La primera vez que comuniqué con ella sentí que lo hacía con cierto enfado o, ahora me doy más cuenta, necesidad de expresar como percibe ella el mundo y por qué a veces puede parecer agresiva. Su responsable tuvo que realizar su propio trabajo interno al aceptar que Pateco podía sentirse así a pesar de sus esfuerzos por darle lo mejor, ese trabajo que requiere el amor incondicional y el respeto absoluto hacia el otro. Y he de decir que es realmente satisfactorio encontrarse con seres humanos capaces de llevar a cabo cambios para convivir en armonía con los animales que son su familia. En la segunda comunicación, esos matices de incomprensión han desaparecido. De hecho, Susana me cuenta que ahora vuelve a hacer cosas que había dejado de hacer, como tumbarse relajada, tener ciertas muestras de cariño o seguir algún juego.

A veces, el animal solamente necesita que le den la oportunidad de expresarse para quedarse ligero. Es fácil imaginar cómo nos sentimos los humanos cuando no dejan que soltemos la carga que llevamos dentro, ¿verdad?
Gracias a todos, de corazón.

Pateco y Susana

Muchas personas que acuden para que realice una comunicación con sus animales durante este período de tiempo han hecho la misma pregunta. Cada uno lo vive de una forma, aquí dejo un ejemplo: <<¿Qué piensas del confinamiento? “A mí me gusta que mis mamis estén en casa. No hay idas y venidas, no están pendientes del tiempo. Los humanos no saben vivir, yo no los entiendo" >>

Huesitos y familia

Nube es la más pequeña de los animales que forman parte de la familia de Myriam. Hace muy poco, Gaia, la mayor, trascendió de manera natural, en su hogar y rodeada de todo el amor que era posible.
Myriam quería saber qué siente Nube acerca de su marcha. Os transcribo sus palabras: “Estoy feliz porque se fue como ella tenía que irse y tengo esperanza en que conmigo, cuando pase, será igual, porque vosotros habéis sido totalmente respetuosos, y no imagino mayor amor que el vuestro ni mejor hogar que éste. Gracias infinitas”

Nube y Myriam

A veces hay seres que vienen a nuestras vidas, en forma de animales o humanos, para ser nuestros guardianes protectores. Es el caso de Casper, un gato que sabe muy bien cuál es su misión, elegida por él. Sus responsables quieren que sepa que le quieren y respetan, y él les dice:"Lo sé, sé como sois y sé lo que necesitáis, y sé lo que yo necesito, porque todos estamos en convivencia y yo necesito estar bien para velar por vosotros, por ti. Necesito que caminéis como gatos, que seáis como gatos, que os pongáis en mi piel y entenderéis lo que os pido. (...) Estoy contento porque al fin pude estar aquí, acudí a tu llamada y puedo cumplir mi misión de guardián contigo. Para mí es importante poder realizar la tarea por la que he venido”.

Casper y Suilma

Canela era muy joven cuando fue atropellada. Su responsable la había adoptado hacía pocos meses y quedó desolada con este final. Me pidió que conectara con ella, tan solo para saber si se había ido en paz o había que ayudarla a hacer el traspaso. Canela había dejado un mensaje para Valentina: "Yo sabía que tenía que irme pero antes quería saber lo que era el amor verdadero, y contigo lo he sabido, así que ya cumplí lo que había venido a hacer. Estar contigo era el último paso para poder irme en paz. El amor ha hecho que haya podido irme en paz a seguir mi vida después de ésta. Gracias, eternamente agradecida, mami. No te quedes mal, tenía que ser así. me fui cuando tenía que hacerlo. No te preocupes, tenía que ser así. Sé muy feliz y haz feliz a los demás seres que se acercarán a ti buscando el amor que yo tuve. Eres un ser de luz, un ser maravilloso. Vive. Adiós para siempre".

Canela y Valentina

Es bastante común que un responsable te pregunte si a su animal le sucede algo con la comida, porque come con ansiedad o tiene sobrepeso. Después de haber consultado al veterinario, por si había algún problema orgánico, y haber descartado una patología, pregunté a Sandy, y me sorprendió su respuesta: “Necesito ser grande para poder protegernos y protegerme. No es sobrepeso, es protección, así soy más grande y asusto más. Es necesario. Tengo que comer”. 
Esta respuesta se corresponde con una realidad en la que, al vivir en el campo, es normal el contacto con otros gatos externos al hogar de Sandy.

Sandy

Suele suceder que mientras los responsables humanos se preocupan por los animales de su familia, ellos no entienden tanto estrés. 
Marta preguntó si podía hacer algo más por sus gatas y Sirena, muy segura de sí misma, respondió:  “Que no se preocupe tanto y salga al jardín a disfrutar del aire”.

Sirena y Marta

Merlot tiene ya catorce años y algunos problemas de salud que impiden que sea tan activo como antes. 
Sus responsables siguen las prescripciones veterinarias y también optan por terapias naturales para mejorar la calidad de vida de su amigo peludo.

Gracias también a la Comunicación animal podemos saber que Merlot se siente mucho mejor con las sesiones, cuáles son sus sensaciones, si las molestias físicas disminuyen y si prefiere más o menos frecuencia. 

No hay nada como preguntar directamente, ¿verdad?

Merlot y Anna

Hay seres humanos maravillosos que preguntan a sus animales cómo entenderlos mejor. Luisa preguntó a Shaíto "¿cómo es el tiempo para los gatos?", y él respondió:
"Para los gatos el tiempo no pasa porque estamos arriba y abajo, en todas partes al mismo tiempo. Solo sabemos que llega el momento de llegar y el momento de irnos. El principio, el presente y el final".

Shaíto y Luisa

Me encuentro con mucha gente que me dice que los animales no están entendiendo la situación de alarma por el Covid-19. He de decir que sí lo hacen.
Pregunté a Boliche qué opinaba del confinamiento:  al principio me transmitió, a modo de respuesta, la sensación de haber estado descolocada durante los primeros días, y luego me dijo: << “Los
humanos tienen miedo de todo”. ¿Tú no tienes miedo, Boliche?“¿De qué?”, me respondió>>.

Boliche y familia

Ringo es un ser muy sensible, ya es mayorcete. Es muy común que los seres humanos experimentemos pena cuando vemos a nuestros compañeros peludos con dolencias o muy viejitos. 
La familia de Ringo, como última pregunta de una consulta de comunicación, le dijeron que podía expresar libremente un mensaje para ellos, y él contestó: “Pido que me dejéis ser como soy. A veces veis problemas donde no los hay. Yo tengo mi propia personalidad y batallas internas, como vosotros. Soy así, solo acompañadme".

A los animales, en general, nos les gusta o no entienden la pena en nuestros ojos, porque ellos simplemente viven el presente y se adaptan a cualquier nueva etapa. Vamos a acompañarlos y a quererlos, como ellos piden.

Ringo y familia

 

Registros Akáshicos

En los hogares donde conviven humanos y gatos, a veces podemos encontrarnos con ciertos comportamientos inusuales por parte de los animales. En este caso, aunque una de las humanas es Comunicadora animal, recurrió a mi ayuda como Lectora de Registros akáshicos porque sospechaba que había cierta información que no podía averiguar por sus medios.
Cuando esto sucede, podemos acceder al Ser verdadero de cada animal para acceder a eso que se nos escapa.

Los gatos empezaron a orinar de nuevo por todas partes tras una limpieza energética realizada por la mujer de la casa, algo que sabe hacer.
Enseguida vi, tras consultar los registros akáshicos de cada uno, que ellos eran los que, por decisión propia, se ocupaban de proteger su hogar y los humanos, aunque de buena fe, estaban interfiriendo con sus propios "rituales". 
Los cuatro dejaron claro que su misión era esa y necesitaban hacerlo a su manera, con lo que su responsable pudo quedarse tranquila y entender ese comportamiento.

Consulta de Registros Akáshicos con Isi, Dora, Horus y Peke

 

Luz Armillas - Comunicadora entre especies

+34 - 622013080

©2019 por Luz Armillas Comunicadora animal. Imágenes de Rosa Barrena y Wix.com