©2019 por Luz Armillas Comunicadora animal. Imágenes de Rosa Barrena y Wix.com

Código ético
Penelope Smith 
1990

Código ético para comunicadores entre especies, formulado por Penelope Smith en 1990:


  Nuestra motivación es la compasión por todos los seres y un deseo de ayudar a todas las especies a que se comprendan mejor entre sí, especialmente para ayudar a restablecer la pérdida de la capacidad humana de comunicarse libre y directamente con otras especies.

   

   Honramos a los que vienen hasta nosotros para recibir ayuda sin juzgar, condenar, o invalidarles por sus errores o malentendidos, sino honrando su deseo de cambio y armonía.

   

   Sabemos que para mantener este trabajo tan puro y armonioso tanto como sea posible, es necesario que crezcamos espiritualmente de manera continua. Nos damos cuenta de que las comunicaciones telepáticas pueden verse nubladas o superpuestas por nuestras propias emociones insatisfechas, juicios críticos, o la falta de amor hacia uno mismo y hacia los otros.

   

   Caminamos en la humildad, dispuestos a reconocer y aclarar nuestros propios errores en la comprensión de la comunicación de los demás (humanos y no humanos por igual).

   

   Cultivamos el conocimiento y la comprensión de las dinámicas de comportamiento y de las relaciones entre humanos, no humanos e interespecies, para aumentar los buenos resultados de nuestro trabajo.

   

   Conseguimos toda la educación y/o ayuda personal que necesitemos para hacer nuestro trabajo de manera eficaz, con compasión, respeto, alegría y armonía.

   

   Buscamos sacar lo mejor de todos y aumentar la comprensión mutua para la resolución de problemas. Vamos sólo donde se nos ha pedido ayuda, de manera que los demás sean receptivos y realmente podamos ayudar.

   

   Respetamos los sentimientos y las ideas de los demás y trabajamos por la comprensión entre especies; no buscamos enfrentar a una parte contra otra, sino trabajar en la compasión para todos. Somos conscientes de las cosas que no podemos cambiar y continuamos nuestro trabajo donde pueda ser más eficaz.

   

   Respetamos la privacidad de las personas y los compañeros animales con los que trabajamos, y honramos su deseo de confidencialidad.

   

   Si bien hacemos todo lo posible para ayudar, dejamos a los demás su propia dignidad y les ayudamos a ayudar a sus compañeros animales.

   

   Cultivamos la comprensión y la capacidad de otros, en lugar de que dependan de nuestra capacidad. Ofrecemos a las personas la manera de estar involucrados en la comprensión y el crecimiento con sus compañeros de otras especies.

   

   Somos conscientes de nuestras limitaciones, buscando ayuda de otros profesionales cuando sea necesario.    No es nuestro trabajo diagnosticar ni tratar enfermedades, y referimos a las personas a los veterinarios para el diagnóstico de las enfermedades físicas.

   

   Al trabajar con los animales, podemos transmitir ideas, sentimientos, dolores, síntomas, tal como ellos los describan o tal como los sintamos o percibamos, y esto puede ser de gran ayuda para los profesionales de la salud veterinaria. También podemos ayudar por medio del manejo de situaciones estresantes, aconsejando y con otros métodos de curación suave.

Dejamos a los clientes decidir por sí mismos la manera de trabajar la curación de sus compañeros animales en casos de angustia, enfermedad, o lesiones, dándoles toda la información disponible.

El objetivo de cualquier consulta, conferencia, taller, o experiencia interespecies es trabajar para que aumente la comunicación, el equilibrio, la compasión, el entendimiento y la comunión entre todos los seres.


   Seguimos nuestro corazón, honrando el espíritu y la vida de todos los seres como todos somos Uno.

 

   "Lo que se obtiene de la comunicación con los animales para solucionar un problema puede ser tan simple y práctico como "mover el cubo de la basura", consejo que podría provenir por otros medios que no sean la comunicación telepática, pero se encuentra muy puntualmente y con rapidez de esta manera. A veces la comunicación y el asesoramiento con los animales crea sorprendentes resultados perceptibles de inmediato, las raíces espirituales son capaces de aprovecharse y las realidades fundamentales se desplazan en animales y personas. Milagros o curaciones inesperadas y cambios ocurren. Eso depende no solo de la habilidad del comunicador, sino también de la apertura o disposición de los animales y su gente a cambiar".

Penelope Smith 

Zorro rojo